Kiss: el adiós de un grupo de leyenda


Los estadounidenses se despiden de España en un Wizink con lagrimilla

No es normal ver la calle Goya tan abarrotada antes de un concierto; siempre hay algún espacio, un atajo entre transeúntes por el que acortar. Pero ayer esperaba KISS, que es casi una religión, y en los aledaños del Wizink no había ni un metro. Se anuncian como The Hottest Band in the World (la banda más caliente del mundo) y es posible que el apelativo se quede corto. Son los maestros por excelencia del entretenimiento y ayer lo volvieron a demostrar en su última gira antes de la retirada.


Compartir