¿Qué fue de los KLF? Los músicos locos que quemaron un millón de libras


Sus integrantes hicieron una hoguera y quemaron billetes hasta que lograron destruir un millón de libras

¿Pueden seguir siendo un misterio las acciones de unos tipos que conceden entrevistas, lograron que sus canciones fueran número uno a finales de los ochenta y principios de los noventa, cuando aquello todavía lo significaba todo (prestigio, dinero y atención), han escrito varios ensayos, han colaborado en The Guardian y exponen en galerías de arte del centro de Londres? Parece complicado, pero es el insólito caso de Bill Drummond y Jimmy Cauty, compañeros en The KLF y The Justified Ancients of Mu Mu (las dos bandas que fundaron, las marcas con las que presentan sus trabajos) y protagonistas de varios episodios en la frontera entre la música y el arte contemporáneo (¡y cerca de la magia!) sobre los que todavía se escribe —es uno de sus temas favoritos— en las páginas de la prensa cultural británica, en cientos de foros, en publicaciones artesanales que —precisamente como el dinero— viajan de mano en mano desde 1994. Aquel 23 de agosto, Bill y Jimmy hicieron una hoguera en el interior de un cobertizo en un pueblo recóndito de Escocia y quemaron billetes en ella hasta que lograron destruir un millón de libras (una cantidad que, según la calculadora del Banco de Inglaterra, equivaldría justo al doble en 2020).

¿Qué fue de los KLF? Los músicos locos que quemaron un millón de libras

Compartir