David Gilmour, guitarrista de Pink Floyd, en pie de guerra con todo su vecindario


El integrante de la banda de rock psicodélico tiene en pie de guerra a su vecindario por las obras que está acometiendo en su histórica mansión

Al guitarrista y vocalista David Gilmour, de la mítica banda de rock psicodélico Pink Floyd, no le gustan mucho los muros. Lo dejó claro ya en su disco «The Wall» y ahora con la reconstrucción entera de su casa seminueva. Esta, en Hove, East Sussex (Inglaterra), fue adquirida por él y su pareja, la novelista Polly Samson, en 2015, e históricamente eran unos baños victorianos para mujeres inaugurados en 1894, con el propósito de solucionar los problemas de higiene.

David Gilmour, guitarrista de Pink Floyd, en pie de guerra con todo su vecindario

Compartir